EL SENADO

Tal y como hemos visto, el Senado es la segunda Cámara del Congreso de los Estados Unidos. En ella están representados los estados a razón de dos senadores por estado. Todos por igual según el Punto 1 de la Tercera Sección del Artículo Uno de la Constitución. Son elegidos por 6 años y se renueva por tercios cada 2 (a razón de 33, 33 y 34 senadores según los años).

Hasta 1913 los senadores eran elegidos por las Asambleas Legislativas de los respectivos Estados. En ese año se aprobó la Decimoséptima Enmienda (XVII, 1913) que establece que “El Senado de los Estados Unidos se compondrá de dos senadores por cada Estado, elegidos por los habitantes del mismo por seis años…” Cuando se produce una vacante el Gobernador del estado convocará elecciones para cubrirla y, entre tanto, la Asamblea Legislativa del Estado le autoriza a designar a una persona para cubrir esa plaza de senador.

Ni los territorios, ni el Distrito de Columbia, ni el Estado Libre Asociado de Puerto Rico tienen representación en el Senado. Al Senador más veterano de cada Estado se le conoce como Senador Senior y al más joven como Senador Junior. Esta distinción, simplemente nominal, en principio, tiene importancia ya que en el Senado tienen importancia las normas fijadas a partir de la antigüedad en la Cámara y/o la edad de sus miembros. Así, las presidencias y portavocías están ligadas a la antigüedad.

El Presidente del Senado es el Vicepresidente de los Estados Unidos, que sólo tiene voto en caso de empate (Punto 4 de la Tercera Sección del Artículo Uno de la Constitución). Pero, en atención a sus obligaciones ejecutivas, es sustituido de ordinario por el Senador más veterano de la mayoría, al que se conoce como Presidente Pro Tempore. A su vez, este delega con frecuencia en el Senador más joven de su mismo grupo.

El Senado es el encargado de ratificar los nombramientos de todos los funcionarios federales designados por el Presidente de los EE UU. Además es la instancia encargada de juzgar las acusaciones por responsabilidades oficiales (Punto 6 de la Tercera Sección del Artículo Uno). Y cuando se trata de juzgar al Presidente de los EE UU, las sesiones las preside el Presidente del Tribunal Supremo. Esta circunstancia se ha dado en 2 ocasiones en la historia. Una contra el Presidente Andrew Johnson en 1868 por causas criminales. Salió absuelto por 1 voto, 51-49. La segunda, contra el Presidente Bill Clinton en 1998 por dos cargos. Fue absuelto por 55-45 tras haber admitido un “comportamiento físico impropio” aunque no admitió que cometiese perjurio. En el caso del delito de obstrucción a la justicia hubo empate a 50 que sólo podía ser levantado por una mayoría de dos tercios.

Puedes descargar aquí el documento completo en pdf:

Las Elecciones en EE UU

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s