NOS TOMAN EL PELO

Se acaba la campaña electoral en Galicia y el País Vasco y estamos a punto de cruzar otra meta volante que, a finales de agosto, parecía definitiva para lograr la formación de Gobierno en España. Ahora, no lo tenemos tan claro. Más bien todo lo contrario. Empezamos a tener la sensación general de que nuestros políticos nos han vuelto a tomar el pelo y no tienen otra cosa en mente que nuevas elecciones para antes de que acabe el año. Tres en doce meses. ¡Impresentable!

El único acuerdo mayoritario en el Congreso, a estas alturas, parece fraguarse en torno a la premisa de que Mariano Rajoy debe retirarse. 213 diputados comparten esta afirmación. Todos salvo los 137 del PP. Podría ser un punto de partida de no ser porque Rajoy fue el único candidato que mejoró sus resultados en lo que va del 20D al 26J. Estaríamos pues, ante una contradicción flagrante entre lo que piensan los electores y lo que piensan los diputados elegidos por esos mismos electores.

Si de contradicciones hablamos, nos encontramos con otra no menos llamativa. Y no me refiero a la que parece existir en el seno del PSOE entre la Ejecutiva Federal, con su Secretario General al frente, y una parte de los dirigentes territoriales, sobre si abstenerse para permitir el gobierno del PP o no. Me refiero a la que aflora entre los militantes y los votantes del propio Partido Socialista. Los primeros manifiestamente favorables a intentar un gobierno progresista que descabalgue a los populares del poder. Los que no quieren ver a Rajoy ni en pintura. Y los segundos, en buena parte más posibilistas. Más centrados en buscar una solución para España que no pase por una tercera convocatoria electoral.

En este punto me pregunto si el PSOE se debe más a sus votantes o sus militantes y reconozco que no lo tengo claro. Los militantes son los que sostienen al partido (a todos los partidos) en su día a día. Los que dan la cara por él en las pequeñas o grandes reuniones y en las pequeñas o grandes polémicas. Y los votantes son los que permiten que siga existiendo en cada legislatura, ese extraño periodo que va entre elección y elección. Así que, más allá del afán personalista o de cuotas de poder, Pedro Sánchez tiene buenas razones para no ceder en sus posiciones.

Y no conviene perder de vista lo que contaba Leyre Iglesias el pasado 28 de febrero en La Crónica de El Mundo. Decía Iglesias que según el ex ministro de Asuntos Exteriores, Carlos Westendorp, Sánchez aprendió a resistir sus posiciones durante una negociación siendo asistente del, por entonces, Alto Representante de la Comunidad Internacional en Bosnia-Herzegovina. Ese “no es no” que ahora practica el Secretario General del PSOE no es sólo fruto del mandato del Comité Federal del pasado 26 de diciembre. Echa también sus raíces en esos días del año 97 Cuando Pedro Sánchez ‘negoció’ con un criminal de guerra”.

El único, probablemente, que no tiene la vista puesta en las terceras elecciones es Albert Rivera. Entre otras cosas porque es el que tiene más que perder, junto a los dirigentes de Podemos, inmersos en su propio proceso pre asambleario y en la resolución de las contradicciones que han ido surgiendo en este largo año de elecciones sucesivas y negociaciones encadenadas sin resultado. Sus alianzas territoriales, más o menos frágiles, cuelgan de unos hilvanes que se deshilachan y recomponen por momentos. Veremos.

En todo caso, esas elecciones vascas y gallegas que parecían resolutivas hace menos de un mes ahora son poco más que una esquina que doblar para seguir el camino. Unas elecciones que nos dejan elementos interesantes desde el punto de vista de la cartelería electoral.

Mucho se ha puesto el foco sobre si Alberto Núñez Feijóo camuflaba el logo del Partido Popular con un propósito más o menos inconfesable. Pero si miramos bien sus carteles y, sobre todo, si los comparamos con los de hace cuatro años, hay otro elemento que llama más la atención.

galicia-primero-feijoo-2012

feijoo-en-galicia-si-2016

El logo del PP brilla por su ausencia en ambos casos. Es más, en 2012 directamente no estaba. En 2016 sí está aunque bien chiquito, arriba a la derecha. Lo que llama la atención es que la palabra Galicia queda relegada, en la convocatoria de este año, a la segunda posición del mensaje. Aún más, se usa una tipografía más pequeña porque el objetivo es primar el apellido Feijóo. Mensaje fuerza para este año.

No es el único. Alfonso Alonso, en el País Vasco, ha hecho algo parecido.

alfonso-alonso-25s-2016-2

ALFONSO ALONSO PRESENTA EL "GILDA TRUCK" PARA REFORZAR EL DIÁLOGO CON LOS CIUDADANOS

Foto, Miguel Toña (EFE)

En este caso parece importar poco cuál es el partido y dónde se celebran las elecciones. Lo único importante parece ser… el candidato. Fíjate que la única referencia a Euskadi es esa pequeña bandera que aparece en la base de la A del apellido.

alfonso-alonso-25s-2016-5-la-a

 

Una composición que recuerda ligeramente al famoso corazón que Ciudadanos viene utilizando desde hace unos años.

corazon-ciudadanos-grande

Aunque el partido naranja ha sufrido duras críticas este año por su campaña en Galicia. Todo a cuenta de su mensaje de campaña y los elementos que lo acompañan.

autobus-ciudadanos-25s

En esta ocasión, en el corazón han invertido la bandera de Galicia que en lugar de tener la franja azul de arriba abajo la tiene de abajo arriba. Error imperdonable para los gallegos. Así que, en cuanto subieron la foto a Twitter, la red ardía con memes y críticas más o menos piadosas. Lo curioso es que en los carteles, la disposición es la correcta:

carteles-ciudadanos-2016-galicia

Así que habría que pensar que, tal vez, todo se debe a un error en la serigrafía del autobús.

Jugar con elementos simbólicos es una apuesta publicitaria y de comunicación política es una alternativa interesante, si se hace bien. Nos fijamos en los carteles del PSdeG para el 25S.

unha-resposta-nova-leiceaga-2016

Inteligente uso de la franja azul, sobre el texto en blanco para evocar la bandera de la comunidad autónoma. Claro que cuando el cartel se compone de otra manera, el efecto puede resultar chocante o, directamente, indeseable.

unha-resposta-nova-leiceaga-2016-2

No me gustaría terminar este post sin mencionar dos casos más de estas elecciones que me han llamado la atención. El primero es la apuesta del siempre tradicional PNV.

euskadi-es-lo-que-importa-2016-urkullu-3

En este caso choca el verde lavado que ha elegido la formación nacionalista, tradicionalmente centrada en el verde más intenso propio de su logo. Y llama también la atención la reducción del apellido del candidato, Iñigo Urkullu, únicamente a la U inicial más un indicativo que indica acción, movimiento, o que señala el conjunto del mensaje de campaña. Recuerda, al menos a mí me lo recuerda, el logo elegido por Hillary Clinton para su campaña de este año para las presidenciales en Estados Unidos.

hillary

A la candidata demócrata le llovieron críticas, en su momento, porque la flecha apuntaba hacia la derecha y no hacia la izquierda y porque primaba el color rojo, tradicionalmente, el color de su rival, el Partido Republicano.

El último caso me devuelve a Galicia y a la campaña de la coalición En Marea.

un-pais-xusto-en-marea-2016

Supongo que no soy el único al que esa M que centra la atención le recuerda a otras M. Sobre todo, cuando la utilizan con una mayor presencia, como en los mítines.

un-pais-xusto-en-marea-2016-2

No puedo evitarlo, pero me recuerda a esta otra.

logo_mahou-grande

Y tal vez no sea gratuito.

brand-16

Lo sea o no lo sea, lo que está claro es que las campañas electorales cada vez beben en más fuentes y más diversas. A lo mejor, por eso, le han cogido el gusto, los partidos, a celebrar elecciones sin tregua. Para mantener siempre activada la creatividad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s