¡NO ES ESTO!

Vamos a simplificar lo complejo. El poder se quiere para ocuparlo (y dominarlo, y ejercerlo, y monopolizarlo, y utilizarlo,…) o se quiere para cambiar las cosas (a poder ser, mejorándolas). Ambas alternativas pueden ser complementarias, pero rara vez lo son.

En esas andan nuestros políticos en estas interminables semanas de charlas, negociaciones, reuniones y ruedas de prensa. Muchas ruedas de prensa. Demasiadas, sin duda. ¡A ver si se dan cuenta!

Rueda de prensa de Pablo Iglesias en el Congreso. Foto Sergio Pérez (Reuters) vía publico.es

Rueda de prensa de Pablo Iglesias en el Congreso. Foto Sergio Pérez (Reuters) vía publico.es

Sobre el papel, la estrategia de Pedro Sánchez parece incuestionable. Primero intento un pacto centrista y moderado, el que más gusta a la opinión pública. Tras el fracaso, y ante la parálisis general, intento otro de izquierdas, con más opciones y más riesgos. Tras el fracaso, y sin alternativas, vamos a las elecciones y me presento como el único que ha intentado, de verdad, encontrar una salida y evitar la nueva cita electoral. Impecable planteamiento. Si en cualquiera de las dos fases iniciales logra la investidura, Pedro Sánchez habrá logrado lo que parecía imposible el 21 de diciembre. Ser presidente del Gobierno y recuperar el poder para el PSOE tras una única legislatura de Mariano Rajoy. Si fracasa, no tendrá oposición para ser de nuevo candidato y sus opciones habrán mejorado. Eso, sobre el papel.

La cuestión es que a Sánchez le encantaría un pacto de izquierdas, progresista, reformista, con Podemos, pero no traga a Pablo Iglesias, como no traga a Mariano Rajoy. Pero no puede decirlo, no vaya a ser.

Reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados

Reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados

Las cuestiones personasles, ¿pueden estar impidiendo los acuerdos fundamentales que España necesita a estas alturas? Es posible. Es más que posible. Y no hablo de líneas rojas. Veamos:

  • Pedro Sánchez no traga ni a Pablo Iglesias ni a Mariano Rajoy.
  • Mariano Rajoy no traga a Pedro Sánchez ni a Pablo Iglesias.
  • Pablo Iglesias se quiere tragar a Pedro Sánchez y a Mariano Rajoy. Sobre todo a Sánchez. Y no se ajunta con Albert Rivera.
  • Albert Rivera traga a todo el mundo, pero lo que le gustaría de verdad es un pacto a tres con el PP y el PSOE para poner en marcha la legislatura.
  • El resto tragan o no tragan en función de lo que pillen.

A este respecto, las huestes de Democracia y Libertad buscan pescar en río revuelto. Y no me refiero a la independencia, ni siquiera a un posible referéndum. Nada de eso, con un pacto fiscal y una cierta singularidad se quedarían más que conformes. Así que siguen estirando los 18 meses más largos que calendario alguno recuerda. Tal vez tenga algo que ver con las famosas ondas gravitacionales recientemente descubiertas. ¡Quién sabe!

Decía esta semana Fernando Ónega que se estaba empezando a hartar. Es significativo en un tipo tan flemático como él. Pero lo verdaderamente llamativo es que son mayoría los españoles que se están (nos estamos) empezando a hartar. Aunque parece que la mayoría de los políticos españoles piensan y preparan ya unas nuevas elecciones (el primero en verbalizarlo y ponerle fecha ha sido el propio Presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, en el Consejo Europeo de esta semana), la inmensa mayoría de los ciudadanos, al menos todos aquellos con los que he tenido ocasión de hablar del tema desde las Navidades, no quieren saber nada de unos nuevos comicios. ¡A mi que no me lleven de nuevo a las urnas. Qué se apañen! Es lo más suave que he oído en estas 8 semanas.

Y digo yo. Si, como parece, el principal problema son los problemas personales entre nuestros ¿dirigentes?, es qué nadie va a tener la cordura de apartarlos (no a uno, al otro, o al de la moto) para que las soluciones se abran paso.

Cristina Cifuentes con Susanna Griso

Cristina Cifuentes con Susanna Griso

Es posible que alguien o alguienes si estén pensando en esta posibilidad. La aparición de Cristina Cifuentes el viernes en el programa Dos días y una noche de Antena 3 (y alguna otra referencia en los medios de comunicación de estos últimos días) da que pensar.

Pero lo que más me llama la atención es que 18 días después de que el Rey encargase la formación de Gobierno todavía sigamos mareando la perdiz.

Me llama la atención que a 11 días de que se pronuncie el primer discurso de investidura de esta X Legislatura sólo tengamos ¿seguro? quién lo va a pronunciar.

Me llama la atención tanta frivolidad sobre quién va a ser Vicepresidente de quién, quién va a controlar el CNI o cuánto van a tener que pagar los bancos y las eléctricas.

Me llama la atención que esos sean los mimbres de la prometida Segunda Transición, de la puesta al día de la España del siglo XXI.

¡No es esto!, ¡No es esto!

 

Anuncios

Un comentario en “¡NO ES ESTO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s