SONDEOS PARA LA BASURA

A menos de un año para las próximas Elecciones Generales y con un calendario electoral de lo más apretado que se recuerda en nuestro país, los sondeos no valen para nada.

Trataré de justificar esta afirmación.

 

Clave Uno

 

Normalmente las encuestas sirven para fijar qué partido va a ganar las elecciones y, un poco menos, para atisbar quién va a gobernar tras los comicios. Los sondeos (todos sin excepción) publicados en España en los últimos seis meses no tienen demasiado valor para saber quién va a ganar las próximas elecciones y tienen la misma utilidad que un bañador en el desierto del Kalahari para predecir quién va a gobernar tras las votaciones.

Tengamos en cuenta que en España las elecciones no se ganan. Se pierden. Normalmente, de hecho, las pierde el partido que está en el poder o el que tiene más opciones de acceder al poder. Así ha ocurrido siempre en los casi 40 años de democracia que llevamos a cuestas. Así que puede tener interés formular la pregunta de esa manera.

¿Va el Partido Popular a perder las próximas Elecciones Generales?

Los sondeos de Metroscopia y de My Word, entre otros, así parecen indicarlo.

 

Aunque no es menos cierto que hay otros sondeos que voltean los resultados, como el de Sigma Dos o el de NC Report.

 

En todo caso, podemos concluir que el PP está en condiciones de perder las próximas Elecciones Generales o, si las gana, de tener muchas dificultades para poder gobernar.

Claro que hay algunos elementos comunes en todos estas encuestas y en casi todas las que se han ido publicando en los últimos meses, incluida la del pasado CIS.

 

Clave Dos

 

En primer lugar, ningún partido supera el 30 % de los votos. Algo que nunca ha ocurrido en nuestra democracia. En segundo lugar, hay tres partidos por encima del 20 % de los votos (o muy cerca, el sondeo de Metroscopia le da 18,3 % al PSOE). Algo que tampoco ha ocurrido nunca en nuestra historia reciente.

De hecho, sólo dos veces ha alcanza un tercer partido un resultado por encima del 10 % de los votos emitidos en el conjunto de España. El PCE en 1979 (el 10’77%) e IU en 1996 (el 10’54 %).

Y si atendemos al número de escaños y dejamos al margen a las dos fuerzas principales del Congreso de los Diputados, en Cuatro Legislaturas sólo ha habido un partido con 10 escaños o más (el PCE en 1979 y CiU en 2000, 2004 y 2008); en otras Cinco Legislaturas ha habido dos partidos por encima de esa cota (UCD y CiU en 1982, el CDS y CiU en 1986, IU y CiU e IU en 1993, 1996 y en la presente Legislatura); y en Dos Ocasiones hemos tenido tres formaciones con más de 10 diputados en el Congreso (el PCE, AP y el Pacte Democratic Per Catalunya en 1977 y CiU, el CDS e IU en 1989).

Que cada cual revise los datos de los párrafos anteriores y coteje las legislaturas a las que se hace referencia para extraer sus propias conclusiones.

 

Clave Tres

 

No me resisto, pese a todo, a recordar algunos escenarios habidos en estos últimos 40 años en Comunidades Autónomas con Parlamentos plurales, en cuanto al número de fuerzas políticas representadas.

Por ejemplo, en Euskadi siempre ha habido cinco partidos o más en la Cámara de Vitoria. Pero desde 1986 se ha producido un hecho curioso. Primero conviene recordar que ese año se produjo la escisión en las filas del PNV. Pues bien, desde entonces, en todas las legislaturas ha habido, al menos, cuatro partidos con más del 10 % de los votos. Aún más, en dos legislaturas (1986 y 1994) fueron cinco los partidos con más del 10 % de los votos. En los dos casos, ninguna formación superó la barrera del 30 %, claro. Sólo las elecciones de 2009 arrojaron unos resultados con sólo tres partidos con más del 10 %. Esa fue la legislatura del Pacto entre el PSE de Patxi López y el PP de Antonio Basagoiti.

 

En las Diez Legislaturas del Parlament de Cataluña, ha habido Cuatro con Cuatro Partidos con más del 10 % de los votos. La inaugural de 1980, las Dos del Tripartito (2003 y 2006) y la presente Legislatura.

También en este caso creo que lo más útil es que cada cual extraiga sus propias conclusiones.

 

Volviendo al principio, los bamboleos de los sondeos de los últimos meses demuestran, sobre todo, dos cosas, en mi opinión:

 

  • A los Institutos de Opinión se les han roto todos los modelos que habían utilizado hasta ahora para realizar sus pronósticos y el problema es que no tienen otros para aplicar.
  • A los ciudadanos también se nos han roto unas cuantas cosas y estamos buscando un pegamento bueno de verdad. Porque el Imedio de toda la vida no es suficiente, el de Barra parece poca cosa salvo cuando hablamos de papel y el Locttite, que si da garantías, se seca demasiado rápido y tiene demasiados riesgos como se te escape una gotita.

 

Y Ciudadanos viene apuntando maneras (en el Sondeo de Metroscopia supera también el 12 % de intención de voto) así que parece que panorama puede complicarse un poco más, si cabe.

Anuncios

Un comentario en “SONDEOS PARA LA BASURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s