TOMÁS YA NO VIVE AQUÍ

Tomás ya no vive aquí. Se va a seguir dejando ver. Sobre todo, porque no le queda otra. Pero será como esas presencias que, poco a poco, dejan de serlo. Aunque él mismo no se de cuenta. El vecino del quinto que a fuerza de no verlo, es como si no estuviese. O tal vez sea que no lo ves porque, en realidad, nunca estuvo. Lo mismo da.

Descripción

“Necesitamos una razón para volver a votar socialista”. Esta lacónica afirmación se había convertido en una especia de letanía que muchos madrileños repetían en los últimos meses. Hace 12 años que esos madrileños no encontraban una buena razón para convertir en votos sus aspiraciones. Desde que en 1991 vivieron su última jornada electoral exitosa en la Comunidad de Madrid, sólo las elecciones autonómicas de mayo de 2003 les devolvieron la sonrisa. Quince días después, el tamayazo se la borró de la forma más abrupta, y hasta hoy.

Autonomicas

Autonómicas en la Comunidad de Madrid. Elaboración propia.

 

En aquel lejano 1991, el PSOE ocupaba la Puerta del Sol y gobernaba en 78 de los 179 municipios de la región por 54 en manos del PP. 24 años después, los socialistas sólo han vuelto a la Real Casa de Correos de visita y sólo conservan docena y media de ayuntamientos de la Comunidad por 140 de los populares.

La caída más acusada en los resultados electorales se produjo en los comicios de 2007 y 2011. Con Rodríguez Zapatero en La Moncloa. Con Esperanza Aguirre en Sol. Con el PSM buscando su identidad. Que cada cual saque sus conclusiones. El cartel de Tomás Gómez le había restado nueve puntos en las urnas y 15.000 afiliados, curiosamente de los grupos más jóvenes y dinámicos de la sociedad madrileña.

Municipales

Municipales en la Comunidad de Madrid. Elaboración propia.

 

Férreo control en el partido (que ni trasladándose a Callao se hizo más visible para los ciudadanos). Absoluta desconexión respecto de una sociedad que veía a los socialistas de Tomás como a un grupo absolutamente ajeno a sus problemas y aspiraciones.

Cuántas veces se habrá arrepentido Tomás Gómez de aquel cartel que colgó en 2011 bajo el texto Invictus. Sólo él lo sabe.

Invictus. Tomás Gómez.

Motivos

Está claro, pues, que motivos de peso había para tomar medidas. Lo raro, lo sorprendente, es que no se hubiesen tomado antes. El PSM iba directo a ser la muleta de Gobierno de Podemos, sin estructura orgánica en la región en el mejor de los casos.

Lo del tranvía de Parla, siendo grave, no amenazaba las aspiraciones de Gómez. Está bien que Pedro Sánchez quiera sostener la imagen de absoluta limpieza ante los casos de corrupción en su partido, pero tiene piezas más sustanciosas y evidentes que cobrarse.

De hecho, la rueda de prensa del miércoles de César Luena pasó de puntillas sobre el tema del tranvía y, tras la andanada de Tomás Gómez, ese mismo miércoles, de que iba a defender su honor en los tribunales, el tranvía, como argumento, ha quedado tan inútil, casi, como medio de transporte en el municipio parleño que Gómez controló durante una década larga.

El tranvía Parla

Aunque Pedro Sánchez sigue insistiendo en que va a ser implacable con la corrupción. Cuando dice estas cosas, está pensando en Podemos y dirigiéndose a ese electorado flotante que navega a la deriva entre lo rojo y lo morado.

Alternativas

Gestora del PSMDesde que recuperamos la democracia, el PSM (antes FSM, antes Agrupación Socialista de Madrid) ha vivido en un equilibrio inestable entre el poder orgánico y el poder institucional, cuando lo tuvieron. Bicefalia más o menos consistente que tiene pinta de repetirse una vez que la Gestora presidida por Rafael Simancas de paso a un Congreso Regional.

Antonio Miguel CarmonaAntonio Miguel Carmona, con muchas papeletas para ser el nuevo alcalde de la capital a partir de junio, parece ser el mejor colocado para dirigir el partido. Pero, qué pasará si el PSOE, además, consigue el Gobierno de la Región. Volverán las tensiones entre el mayor poder institucional de la región y el mayor poder orgánico del PSM residenciado en el Ayuntamiento de la capital. Ya veremos.

Claro que si se confirma también lo de Ángel Gabilondo para la región, los problemas serán menos porque Gabilondo no es militante.

Análisis

La maniobra de Pedro Sánchez ha sido arriesgada, extemporánea, abrupta y desproporcionada. No necesariamente en ese orden. Pero también ha sido audaz, inteligente y está llena de posibilidades.

Ha descolocado a Susana Díaz bastante más de lo que ella le descolocó a él adelantando las elecciones andaluzas.

Ha dejado un toque de atención a otras federaciones que todavía soñaban con que el poder de los barones había vuelto a Ferraz para quedarse. Atención a las políticas de pactos y alianzas tras las elecciones del 24 de mayo. Es posible que vivamos en una interinidad permanente hasta las generales.

Ha descargado toda la responsabilidad de lo que ocurra en mayo sobre las espaldas de un espectro que nunca más volverá a pasearse ni por Madrid ni por el PSOE como lo llevaba haciendo los últimos siete años. Tomás ya no vive aquí, aunque el no sea del todo consciente, todavía.

Y ha cambiado el bosquejo de lo que vaya a pasar en el PSOE en los próximos 12 meses.

Ángel GabilondoMantenerse como segunda fuerza en la Comunidad de Madrid tras las elecciones ya será un éxito.

Si desde esa segunda plaza, consigue el PSOE volver a ocupar la Puerta del Sol, el éxito será resonante.

Y si a todo ello se suma la alcaldía de la capital, más que posible para Carmona, como pronostican las encuestas, incluso con Esperanza Aguirre como candidata, Pedro Sánchez habrá logrado un hito de suficiente empaque como para afrontar las primarias de julio sin sombra de duda ni rival.

Sólo una victoria por mayoría absoluta de Susana Díaz en las andaluzas restaría impulso al Secretario General del PSOE en su primer cumpleaños en el puesto.

 

Ángel Gabilondo es un personaje más institucional que político. La campaña electoral no va a ser la más divertida que se recuerde. Para nada. Pero tiene el perfil perfecto para pactar. Estuvo a punto de lograr el imposible Pacto para la Reforma Educativa entre el PP y el PSOE en su época de ministro de la cosa. Y eso no es moco de pavo. Tal vez por eso, le han escogido.

No genera grandes entusiasmos. Pero tampoco rechazos. Ni sonoros ni silenciosos. Si alguien puede poner en su sitio a la muchachada nazarena es Gabilondo, entre otros. ¡A él no creo que le acusen de ser casta! O sí, vete tú a saber. Y Antonio Miguel Carmona, más allá de amistades de años con Tomás, siente que con cualquiera haría mejor ticket electoral que con su defenestrado amigo del alma.

Coda

Ignacio González.Dicen, me dicen, que sólo hay una persona más molesta que el propio Tomás Gómez por lo ocurrido esta semana. Y esa persona es el actual Presidente de la Comunidad de Madrid y aspirante a renovar mandato. Ignacio González tenía bien preparada la campaña electoral con Gómez como oponente. Siempre, claro está, que sea el designado por Mariano Rajoy en los próximos días o ¿semanas? Una campaña que, por otra parte, Tomás se hacía sólo contra sí mismo. Ahora, las cosas son bien distintas. Sea quién sea su sustituto en las fotos. Y en Sol y en el PP de Madrid vuelven a poner el contador a cero.

Como dejó escrito T. E. Lawrence, nada está escrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s