SIN MIEDO

La preocupación es creciente en los aledaños de la España política. Los telegénicos líderes de Podemos dirían aquello de que el miedo está cambiando de bando por aquello de simplificar la complejidad de los hechos en un mensaje de digestión sencilla. Mala cosa esa de que el miedo tenga que estar en algún bando cuando la democracia se caracteriza por no tener que tener miedo. Yo creo, más bien, que hay una preocupación responsable en todos los que tienen algún contacto con la política de nuestro país.

Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. Foto EFE vía vozpopuli.com

Juan Carlos Monedero, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón. Foto EFE vía vozpopuli.com

Esta semana me han llegado mensajes variopintos que encajan mal entre sí. Veamos. De una parte, los mensajes de Pablo Iglesias en Sevilla contra Pedro Sánchez indican que el líder socialista se está asentando, me dicen, y eso hace daño a los nuevos adalides de la izquierda patria. Yo creo, más bien, que en plena digestión, tras haberse zampado en menos de un año a la inane Izquierda Unida (Pudimos la llaman ya en las mesillas madrileñas) se preparan para hincarle el diente de verdad a un PSOE que todavía trata de encajarse en su papel de oposición.

Recomiendo la lectura del siempre sensato Gonzalo López Alba para tener una linterna con la que guiarnos en las procelosas aguas socialistas. El calendario es el elemento central de este 2015 todavía neonato. El calendario. Desde luego en su vertiente electoral pero también en cuanto a los tiempos y los ritmos. Que importante es encontrar el momento para hacer las cosas. El calendario no es sólo fechas. Es ritmo, es momento, es oportunidad.

Pedro Sánchez y Susana Diaz. Foto Isabel Permuy vía abc.es

Pedro Sánchez y Susana Diaz. Foto Isabel Permuy vía abc.es

Por qué, entonces me pregunto, hemos conocido ahora el cafelito de Bono, Zapatero, Iglesias, Page y Errejón. Teniendo al filtrador, estaríamos más cerca de conocer ese porque. Pero sólo podemos elucubrar y no es momento. Ninguno de los socialistas asistentes a ese encuentro tenía ni tiene en mente hacerle daño al PSOE, seguro. Y también es seguro que no se trataba de una charla entre amigos. Parece que no se conocían. Así que tal vez todo fuese una operación para conocer a los académicos revolucionarios y saber cuanto daño pueden hacer a los socialistas en las sucesivas elecciones del 15.

A juzgar por los datos que unos y otros van dejando estratégicamente aquí y allá, Podemos estaría rozando la mayoría absoluta, por ejemplo, en las autonómicas de Aragón. Curioso. Entre otras cosas porque la aragonesa es de las pocas comunidades autónomas donde nunca ha habido una mayoría absoluta. El tirón de Pablo Echenique se me hace insuficiente para romper esa estadística.

Pablo Echenique

Pablo Echenique

Sigamos. Podemos habría sobrepasado a los socialistas en Madrid y en la Comunidad Valenciana y en ambas le estaría soplando en la oreja al PP. Tal vez por eso, los populares han utilizado la Convención de este fin de semana, antes que nada, para darse ánimos y tomar conciencia de que tienen mucho trabajo por hacer, muchísimo, a lo largo de este 15; y después, para entronizar a Podemos como su gran rival electoral. El PSOE ha quedado en un segundo plano y los ataques principales han ido dirigidos contra la formación púrpura.

Convencion Nacional del PP. Foto vía panoramaaudiovisual.com

Convencion Nacional del PP. Foto vía panoramaaudiovisual.com

No cabe duda de que entre todos, políticos, periodistas, televisiones,… están facilitando la segunda oleada del huracán Podemos. Y no es menos cierto que esta segunda oleada, marcada sin duda por la aparición de algunos trapos sucios de sus líderes (trapitos, habría que decir a estas alturas) no hace mella en ellos. Otra cosa, bien distinta, será lo que ocurra en los próximos meses cuando Syriza empiece a tomar decisiones ejecutivas en Grecia.

Alexis Tsipras y Pablo Iglesias. Foto Yannis Behrakis (Reuters) via jacobinmag.com

Alexis Tsipras y Pablo Iglesias. Foto Yannis Behrakis (Reuters) via jacobinmag.com

La apuesta de Pablo Iglesias y los suyos por identificarse con la coalición de izquierda radical griega ha sido a todo o nada. La victoria en las elecciones de ayer es un empujón contundente en sus expectativas, casi tanto como será un golpe de realidad el tener que gobernar, de verdad, un país con una economía poco menos que inexistente. Veremos. De nuevo el calendario puede hacer de las suyas.

Si a ello le sumamos la posible llegada al poder de Podemos en alguna Comunidad Autónoma o en algún ayuntamiento (aunque sea con otras siglas), se completará el paso de las palabras a los hechos. Y eso es ya otra historia. Hecho es que los datos económicos van mejorando muy suavemente, muy ligeramente, muy poco a poco. Y por ambas razones, es casi seguro que Mariano Rajoy pospondrá las elecciones legislativas al próximo mes de enero. Un año vista. El gran candado que cerrará este año electoral. El candado lo tiene Rajoy. La llave la tenemos los españoles. Y el calendario influirá tremendamente en como se cierre ese candado. O en como se abra.

Lo dicho, el 15, año eminentemente electoral ha empezado. Y todo el mundo quiere hablar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s