MONSTRUOS, SUEÑOS Y PESADILLAS

Los monstruos de la realidad producen sueños. A veces.

Sueños que llevan a algunos a pensar que cambiando algunas cosas en su comportamiento se van a solucionar los problemas que arrastran. Acabando con los monstruos que amenazan los sueños y la realidad futura. Inmediata.

Mariano Rajoy

La relación de Mariano Rajoy con los medios de comunicación nunca ha sido fácil ni sencilla. El Presidente del Gobierno ha puesto mucho de su parte y ha llegado al convencimiento de que puede seguir su camino sin la atención de los medios. Así ha hecho carrera. Así ha llegado a La Moncloa. Y así piensa revalidar mandato. Pero las cosas han cambiado mucho en los últimos 12 meses y parece que Rajoy se lo está pensando.

Es muy probable que no tanto por él mismo y por las elecciones generales que distan todavía otros 12 meses sino por las municipales y autonómicas, mucho más inmediatas y por la agitación en otros pagos políticos, todos ellos situados a su izquierda. Unos, relativamente cerca y a los que puede necesitar en un futuro inmediato como UPyD o Ciudadanos. Otros, bastante más distantes pero que amenazan con desestabilizar sus planes y el propio sistema fundado en la transición como Izquierda Unida y Podemos, además de satélites más o menos confesos como Ganemos.

Sea como fuere, parece que Rajoy y círculo inmediato ha tomado conciencia de que una leve mejora de la situación económica, que casi nadie niega aunque todos consideran demasiado débil, no es pilar suficiente sobre el que edificar unos buenos resultados electorales. Así las cosas, se han metido en una dinámica propia, por otra parte, de casi todos los gobiernos en el último tramo de casi todas las legislaturas: mejorar la comunicación.

Alfonso Alonso

Ahí entran en juego el meditado nombramiento de Alfonso Alonso como ministro de Sanidad y el no menos reposado de Rafael Hernando como portavoz en el Congreso del PP. El primero ha demostrado sobradamente sus dotes de negociación y cierta habilidad para colocar mensajes, aunque le cuesta quitarse la rigidez de la comunicación no verbal cuando se coloca ante las cámaras. Tal vez por eso, ha iniciado la ronda de comparecencias públicas como ministro por las radios, donde su mensaje llega mucho mejor y resulta bastante más sólido. Nada que ver con la inexistente Ana Mato.

Rafael Hernando. Fernando Alvarado, EFE

Rafael Hernando. Fernando Alvarado, EFE

Ana Mato. Foto Heredia. EFE. Vía El Mundo

Ana Mato. Foto Heredia. EFE. Vía El Mundo

El segundo llevaba desaparecido casi toda la legislatura. Nada sorprendente si repasamos su larga ejecutoria política. Mucho más avezado en aporrear al Gobierno desde la oposición que en cantar las virtudes de la propia ejecutoria. ¿Por qué, entonces, se le recupera en este momento en el nada secundario papel de Portavoz Parlamentario? Probablemente en la propia pregunta está la respuesta. Porque el papel de Hernando va a ser el de poli malo durante estos 12 meses. Y ha empezado hoy mismo con sus referencias a Podemos y su desembarco en Cataluña.

José Luis Ayllón.

José Luis Ayllón.

A todo ello hay que sumarle la aparición de José Luis Ayllón como portavoz del Gobierno. De sábado a jueves, claro, porque los viernes siguen siendo terreno exclusivo de la Vicepresidenta a la que, por cierto, se le atribuye la maternidad de todos estos nombramientos, además de algún otro.

Algo más que su aspecto afable y su cercanía con Soraya Sáez de Santamaría va a tener que esgrimir Ayllón si quiere dar lustre a sus nuevas responsabilidades. Esta misma semana se ha estrenada, el jueves para ser exactos, con una soporífera enumeración de cuestiones menores que iban a ver la luz al día siguiente en el Consejo de Ministros. Cero interés. Cero repercusión en los medios. Cero eficacia comunicativa. Primer punto de desgaste entre los periodistas parlamentarios que se arrastraban hacia el final de la semana y del periodo de sesiones lastrados por la cena de la Asociación de Periodistas Parlamentarios con la que dan por inauguradas las navidades.

Cena 2014 de la Asociación de Periodistas Parlamentarios

Cena 2014 de la Asociación de Periodistas Parlamentarios

Bien está que el Gobierno se aplique a mejorar su comunicación. Lo venimos apuntando en este cuaderno casi desde su toma de posesión. Y tampoco estaría de más que se sumasen el resto de formaciones políticas. Hay mucho que mejorar en ese campo entre nuestros políticos. Pero hace falta algo más que anunciarlo o quererlo. Hace falta querer hacerlo de verdad y saber como hacerlo. Y después de ver la patética comparecencia de María Dolores de Cospedal el viernes tras el incidente ocurrido en la sede del PP en la calle Génova de Madrid queda meridianamente claro que pueden querer hacerlo pero ni saben como ni se dejan aconsejar por quienes podrían ayudarles.

Maria Dolores de Cospedal

Maria Dolores de Cospedal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s