SEGURO QUE PODEMOS

Podemos estar tranquilos y centrarnos en lo importante, el año electoral que tenemos por delante en cuanto doblemos el cabo de las Navidades 2014. Elecciones municipales, autonómicas y generales, como poco.

Podemos estar seguros de que van a ser, todas ellas, unas elecciones muy diferentes a las que hemos conocido hasta ahora en nuestra democracia. Incluso muy diferentes de aquellas Europeas de mayo que hoy nos parecen tan lejanas y que han revolcado el panorama político patrio.

Podemos asegurar, sin temor a equivocarnos, que la leve mejora de la situación económica no se tornará en tabla de salvación para el PP y que la regeneración interna afrontada en los últimos meses no es condición suficiente para que el PSOE levante la cabeza que tiene un poco gacha desde que cerró la etapa zapaterista.

Y podemos hacer todo ello porque Podemos ya es una realidad completa y tangible después de casi un mes de asamblea ciudadana. El nuevo partido, casi movimiento social de base, ya ha adoptado la forma de fuerza política con todas sus particularidades que pretenden alejarla de esa transición que tanto aborrecen y quieren liquidar, de esa clase política convertida en casta de apestados cual si estuviésemos en la India de Gandhi al que no estaría de más que echasen un repaso, ya que están recuperando a pensadores de finales del XIX y principios del XX.

Con algo más de 250.000 participantes inscritos en el proceso pueden asegurar, los de Podemos, que su capacidad de movilización es amplia y que no decae con el paso de las semanas. Van bien. Algo más de 98.000 de esas personas han participado, directamente, en la elección de los órganos de gobierno del nuevo partido y han designado, casi por aclamación a Pablo Iglesias y su núcleo duro para seguir con las riendas de los círculos. 95.311 votos ha obtenido la casta universitaria lo que supone el 96,87 % de los votos válidos emitidos en la elección.

Eso supone algo menos de un punto menos del resultado que consiguió hace casi tres años Mariano Rajoy para ser reelegido presidente del PP en el Congreso de Sevilla, cuando acababa de llegar a La Moncloa. Rajoy alcanzó el 97,56 % de los votos. Claro que en su caso no se presentó ninguna candidatura alternativa y en el caso de Iglesias había otras 61.

Desazonado debe de estar todavía Pedro Sánchez. Él no sólo tuvo que competir contra dos compañeros adversarios, sino que tuvo que conformarse con menos del 50 % de los votos válidamente emitidos. Así son las cosas Pdro Snchz. Me gustaría decirte que tuvieses confianza por aquello de que todos los Presidentes del Gobierno de la Democracia, en España, tenían una Z en su apellido. Al menos una. Y sólo tú puedes esgrimir ese mérito de cara a las próximas generales. Pero Mariano Rajoy, al que me dicen que ya apodan la rotonda (porque no se mueve y, sin embargo casi todos los problemas le rodean sin llegar a afectarle) rompió ese maleficio, así que la cosa está un poco más abierta después de 2011. No te digo nada tras el 2014. Siempre puedes agarrarte al rayo de esperanza que dibujaba el domingo José Ignacio Torreblanca en El País.

Yo también creo que Pablo Iglesias apuesta todo al rojo porque tiene la sensación de que no tendrá más que una oportunidad de asaltar los cielos. Como no alcancen el resultado suficiente en las próximas generales, y está claro que están poniendo toda la carne en el asador para conseguirlo, vegetarán durante un par de legislaturas antes de disolverse en distintas tazas, como ya les pasó a otros muchos antes que a ellos.

Vía DiarioAB.es

Vía DiarioAB.es

De momento están demostrando no sólo astucia (de verdad. Por algo ellos no la proclaman ni se la atribuyen como otros), sino inteligencia, capacidad de aprendizaje y mucha habilidad. Las calvas que se vieron en octubre en el Palacio de Vistalegre (aforo de 15.000 personas)durante la apertura de la Asamblea Ciudadana han sido rápidamente paliadas gracias al mucho más coqueto Teatro Nuevo Apolo (aforo de 1.000 almas) en el que se ha clausurado del proceso. Prietas las filas que llegan los nuestros.

Foto A. Heredia. Vía El Mundo

Foto A. Heredia. Vía El Mundo

Incluso las palabras de Pablo Iglesias me han tranquilizado, durante ese acto de clausura. “El miedo y la sonrisa están cambiando de bando”. Me alegro. Una de las cosas que más me confundía era comprobar que la universidad y las lecturas les habían torcido el gesto a las neuronas de Podemos. Siempre tan serios, tan circunflejos, tan huraños en la expresión. Casaba mal que tener a un portavoz, de nombre Luis Alegre y con ese gesto.

Foto EFE. Vía eldiario.es

Foto EFE. Vía eldiario.es

Podemos estar tranquilos. La nueva política ya sonríe aunque sea a costa de que la vieja política empiece a tener miedo. O, tal vez, lo uno sea el origen de lo otro.

Podemos estar seguros de que la Transición, que nos ha traído la mayor época de democracia, desarrollo y prosperidad que recuerda nuestra historia, será liquidada en cuanto Iglesias culminé el asalto a La Moncloa. Perdón, a los cielos.

Y Podemos estar seguros de que una vez que Podemos abra los candados del viejo régimen, tirará las llaves tan al fondo de las fosas marianas, que será imposible acceder de nuevo a ellas. Al menos en muchas décadas.

Anuncios

Un comentario en “SEGURO QUE PODEMOS

  1. Podemos, Queremos y Debemos cambiar las cosas.
    Por cierto, me ha encantado el apodo de “rotonda” para definir la actitud de Mariano Rajoy.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s