RELECTURAS ELECTORALES

Ejercicios de riesgo suelen desembocar en errores de bulto que es conveniente asumir. Así lo hago. El análisis publicado hace 10 días no estaba demasiado atinado. Pero, como casi siempre, es posible extraer conclusiones de cara al futuro.

Auto críticas

Es evidente que PP y PSOE se han quedado muy lejos de esos 21 escaños que pronosticaba. Y es más evidente que ninguno de los dos grandes partidos tienen motivos para sentirse tranquilos y reconfortados. Más bien todo lo contrario.

Es evidente que el fin del bipartidismo que apuntaba ese 25 de mayo ha saltado al primer lugar de las preocupaciones de populares y socialistas. Y es evidente que el saco de escaños que se han echado al hombro los terceros partidos es mucho mayor de lo que había avanzado. Mejor para ellos, ¿o no?

Los nacionalistas no han tenido demasiado motivo para sonreír, salvo ERC, que se convierte en la primera fuerza política en Cataluña. IU está abocada a un periodo de reflexión similar al del PP y el PSOE aunque por motivos diferentes. Desde que a finales de los 80, el CDS ocupase la tercera posición del podio, nunca la coalición de izquierdas había sido marginada con tal contundencia. Y, precisamente, por sus propios votantes. ¡Ojo!

El Partido de la Tertulia

Si hay un triunfador claro de las elecciones europeas del pasado 25 de mayo en España ese es El Partido de la Tertulia. Vaya por delante que no es un partido único, que se presente bajo unas siglas únicas. Es una amalgama interesante. Un fenómeno del que deberían tomar nota todos los partidos tradicionales.

Agrupo en esa denominación a todas aquellas formaciones que han sabido hacer de la necesidad virtud y, tal vez, cambiar para siempre la forma de afrontar las campañas electorales en nuestro país. Ahí estaría incluidos Podemos, UPyD, Ciudadanos, e incluso VOX. Vamos por partes.

La formación del nuevo líder mediático, Pablo Iglesias, se embolsa 1.246.000 votos de la nada. Eso es una tercera parte de los que fueron a parar al PSOE. ¡Cómo para pensárselo! Y todo ello sin cobertura de campaña, sin atención de los medios y sin grandes mítines. Bueno, no exactamente.

 

Pablo Iglesias. Podemos

Pablo Iglesias. Podemos

 

Pablo Iglesias lleva meses siendo el profesor de varias tertulias en diversos canales de televisión. Se ha convertido en el polemista amable que pone voz a lo que mucha gente quisiera decir y no se atreve, no puede, o no se le escucha. Su tono didáctico ha sido su mejor estrategia de campaña. Su capacidad para enervar a la mayor parte de sus interlocutores, también. Y sus cuidadas dosis de demagogia han redondeado el pastel.

Tal vez, el elemento más destacado es que en frente se han encontrado con el mejor respaldo a su figura. Los contertulios que defienden otras posiciones diferentes a las de Iglesias, le han hecho el trabajo más eficaz. Agresividad (verbal, desde luego), su incapacidad para conectar sus argumentos con las realidades de los espectadores y su desprecio intelectual hacia el líder de Podemos han movilizado a un gran número de personas.

Lo dicho hasta aquí se podría aplicar, con matices, a algunos otros candidatos que han obtenido escaño en Estrasburgo. Javier Nart y Juan Carlos Girauta por parte de Ciudadanos, por ejemplo. Y otros que no siendo candidatos han defendido las posiciones de sus partidos con igual vehemencia. Irene Lozano, de UPyD, sin ir más lejos.

 

Juan Carlos Girauta y Javier Nart. Ciudadanos

Juan Carlos Girauta y Javier Nart. Ciudadanos

 

De todo ello podemos extraer algunas conclusiones.

              1.- Las campañas electorales al uso (las del siglo pasado) están en plenos estertores. No tiene sentido centrar el trabajo en 15 días a base de mítines y actos sectoriales. Esa fórmula supone muchos gastos y muy pocos réditos. Mal negocio.

              2.- La persistencia y la capacidad de ir dejando el mensaje en pequeñas dosis durante muchos días es el mejor camino. Una especie de lluvia fina que durante meses nos haga formar parte de la familia catódica de los espectadores.

              3.- Dejar la representación de las posiciones de los principales partidos en tertulianos más o menos quemados, poco cercanos a los ciudadanos o directamente agresivos y desagradables le pasa factura a los grandes partidos en forma de déficit de votos. Si esa defensa, además, se pone en manos de periodistas o ex periodistas, que saben que se juegan más bien poco, se genera la tormenta perfecta.

              4.- Las tertulias televisivas se están convirtiendo en una tercera cámara de peso creciente. No tienen capacidad de re lectura legislativa. No tienen capacidad de tomar decisiones. Pero si pueden llegar a tener capacidad para condicionar la vida política de la siguiente legislatura.

 

El fin del bipartidismo

Me parece pronto para aseverar, como han hecho muchos en estos días, que se ha acabado el bipartidismo en España. Es más, me cuesta creer que estemos, si quiera, ante el principio del fin de ese bipartidismo. Sin duda, la dupla PP-PSOE se ha llevado el toque de atención más serio de las dos últimas décadas. Más acusado porque en las últimas elecciones venían sumando (entre los dos) el 80 % de los votos y en estas Europeas se han quedado en el 50 %. Pero si miramos un poco más allá nos encontramos con algunas referencias bien interesantes:

 

Generales 1977 Generales 1979 Europeas 1987 Europeas 1989 Generales 1989 Europeas 2014
63 % 65 % 63 % 61 % 65 % 50 %
Elaboración propia a partir de los datos oficiales de la web del Ministerio de Interior (http://195.235.66.22/min/)

 

Es evidente que estamos ante la cota más baja de nuestra democracia y, por lo tanto, de un serio toque de atención. Pero teniendo en cuenta que la vida política es un dinámico, en el que las cosas no dejan de evolucionar (con más o menos velocidad, según los momentos) y no un estático que se pueda fijar para un largo periodo, unos y otros deberían evaluar bien sus próximos pasos.

Las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015 presentan ahora una perspectiva radicalmente diferente a la de hace 3 años y a la que podía preverse hace sólo unas cuantas semanas. El poder omnímodo del PP durante este último cuatrienio, pinta mal. Y se ve amenazado en algunos de sus pilares fundamentales: Madrid y Comunidad Valenciana, particularmente. También peligra en Comunidades recién conquistadas como Extremadura, Cantabria, Castilla La Mancha o Aragón. Sólo con que pierda el poder en la mitad de esos casos citados, el PP tendría suficientes motivos para preocuparse. Ni más ni menos que el PSOE ante la posibilidad de no recuperar ninguno de ellos. Los pactos post electorales de 2015 pueden ser de lo más curioso y pueden dar lugar a Gobiernos impensables hace sólo un par de años.

El sorpaso que cíclicamente amenaza al PSOE en nuestro país (Galicia, Cantabria, Cataluña,…) tiene visos de concretarse en más de una Comunidad y eso, en la actual situación de los socialistas, les debería llevar a una profunda reflexión sobre las ideas, los proyectos y el futuro y no tanto sobre las personas y la fortaleza del partido.

Relecturas

Revisando las lecturas que dejé escritas hace 10 días, y hablando de la situación de los socialistas, el panorama ha cambiado, pero no tanto. La convocatoria de un Congreso Extraordinario es bastante lógica. Quizás no tanto que siga la misma ejecutiva en lugar de una gestora. La elección de una nueva dirección es imprescindible y no creo que eso desnaturalice las primarias de noviembre salvo que alguien, como decía entonces, esté pensando más en el Gobierno que en el partido y en sí mismo que en el conjunto de la organización.

 

Alfredo Pérez Rubalcaba

Alfredo Pérez Rubalcaba

 

Carmen Chacón se pone de perfil tras darle estopa a quién le ganó el Congreso de Sevilla. Curioso. Probablemente haya pactado ya con Susana Díaz, como en Sevilla, para repartirse papeles. Para ti la Secretaria General en julio, para mi la candidatura a la Moncloa en noviembre. Veremos, el pacto ya les falló una vez, aunque eran otras circunstancias. Pero las ansias de ser la primera mujer (y catalana) presidenta del Gobierno, le está dejando demasiadas marcas a Carmen Chacón.

 

Carmen Chacón. Vía EFE

Carmen Chacón. Vía EFE

 

El nuevo arreón a las reformas del Gobierno no sólo es que esté cantado. Es que lo ha anunciado el propio Presidente. No le queda otra para recuperar parte del terreno perdido, por muy satisfechos que se sientan por haber ganado de nuevo las elecciones.

El proceso en Cataluña se está moviendo. No tengo claro hacia que solución, pero desde luego está claro que hacia algún tipo de componenda que aísle a ERC. Los empresarios juegan su papel (al final estamos hablando de dinero y no de soberanía) y Artur Mas se estaba quedando sin tiempo, sin margen y sin espacio político.

Y los pequeños partidos, ya no tan pequeños, harían mal en pensar que las cosas sólo se mueven en una dirección. Los procesos electorales son más bien como las mareas. Suben y bajan. Nunca al mismo ritmo y nunca hasta el mismo nivel. Lo único que es seguro es que se llevan por delante todos los castillos que los críos construyen en la orilla a base de cubo, pala y muchas horas de sol.

 

Castillos en la arena

Castillos en la arena

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s