ANÁLISIS POST ELECTORAL ANTES DE LOS RESULTADOS

Asumo desde el título el ejercicio camicace en el que me meto. Pero me parece que tiene, o puede tener, un punto de interés.

El Partido Popular gana las elecciones, en número de sufragios, pero empata a escaños con el Partido Socialista. 21 para cada uno de los dos grandes partidos. Ambos enarbolan los resultados, con razón, como un triunfo. Los populares porque logran un triunfo, desde el gobierno, en una situación económica que mejora pero que los ciudadanos todavía no perciben con esa claridad. Los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba particularmente, porque reciben un balón de oxígeno para afrontar el proceso de primarias con razonable calma y sin urgencias.

Los segundos partidos tendrán motivos suficientes para apelar al principio del fin del bipartidismo. Nunca unas elecciones europeas habían supuesto un número tan alto de escaños para estas segundas formaciones. No entran en el Parlamento Europeo todas las que aspiraban a esa medalla, pero los resultados de UPyD hacen cobrar esperanzas a los que aspiran a que haya un tercer actor, por fin, influyente de verdad en las políticas que se hagan en la próxima legislatura.

Los nacionalistas asientan sus reales en Europa como nunca habían soñado y esperan convertir esos resultados en algo más de influencia ante los procesos soberanistas abiertos, no sólo en España. E Izquierda Unida será la formación con menos motivos para sentirse satisfecha. Con los 9 escaños de 1994 en el horizonte su alternativa parece demasiado encorsetada y sus líderes, incapaces de romper las cadenas que les atenazan en las circunstancias más propicias que recuerdan las gentes de izquierda de este país en décadas. La dispersión del voto, esta vez, les puede obligar a entrar en una reflexión más que necesaria de cara al futuro.

Lecturas 

Atención a las lecturas e interpretaciones que se van a hacer en las próximas 48 horas de estos resultados. Vaya por delante que las verdaderamente importantes serán las que se hagan a partir del próximo fin de semana. Pero esas quedarán circunscritas a los interiores de los partidos y a los analistas más sesudos y prudentes y, por lo tanto, trascenderán más bien poco y serán tenidas en cuenta más bien nada.

Mirarán el dato de participación y los resultados sectoriales en Cataluña y el País Vasco. Sobre todo en el caso catalán se buscarán interpretaciones a seis meses vista, como si fuesen a ser un factor determinante en el devenir del referéndum no nato. Lo dudo. La hoja de ruta de los favorables y la hoja de ruta de los contrarios están ya escritas y se van a ver poco matizadas por estos resultados. Sólo habrá que esperar a que se vayan cumpliendo los plazos que unos y otros se han auto impuesto.

El Gobierno va a continuar con su calendario de reformas sin acelerones ni parones. Tenemos sobradas muestras de cómo prepara sus zancadas el Presidente del Ejecutivo. No va a haber crisis de Gobierno en ningún caso, salvo elementos externos y extraños. Y este Gabinete afrontará el año electoral que nos espera con suficiente cohesión y con margen de maniobra.

Mañana será el pistoletazo de salida para muchos ansiosos aspirantes a las primarias socialistas. Y hay demasiados que se ajustan a este perfil. Pero no deberíamos perder de vista que estamos ante una carrera de fondo en la que no saber medir las propias fuerzas y no dosificar los esfuerzos le va a costar a más de uno sus escasas posibilidades. Por ello, habrá que poner el ojo en las posibles alianzas que  se puedan tejer en la recta final cuando los desfondados quieran sacar partido de sus propios errores. Un dato más sobre este particular. Los pre candidatos que piensen más en las generales que en las propias primarias cometerán un error garrafal. El cuento de la lechera siempre acaba igual, lo cuente quién lo cuente. Con el cántaro hecho añicos en el suelo y con la leche derramada.

Los pequeños partidos que no sean capaces de ver que los resultados de las Europeas no son extrapolables a unas elecciones generales se convertirán en comparsas que dinamitarán su tiempo, sus esfuerzos y la confianza y esperanzas de sus simpatizantes y posibles votantes. No estoy hablando de voto útil ni de concentración de fuerzas. Hablo de realismo práctico y no de realismo mágico, al que muchos parecen agarrarse para trasplantarse de una realidad que no les gusta por mucho que les rodee con insistencia machacona.

En cinco horas, todas estas palabras se autodestruirán por efecto de la realidad. Pero lo que nunca nos enseñaban en los capítulos de Misión Imposible, es que cualquier auto destrucción siempre deja rescoldos. No lo olvidemos.

Anuncios

Un comentario en “ANÁLISIS POST ELECTORAL ANTES DE LOS RESULTADOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s