25-S PREVISIBLE

Martes, 25 de septiembre. Día de lo previsible.
Era previsible que Artur Más convocase elecciones anticipadas para la autodeterminación.
Era previsible que Ignacio González buscase la investidura con un discurso continuista.
Era previsible que se iba a liar en el Congreso de los Diputados.
Aún así, he esperado a que lo previsible se cumpliese para escribir.
“Ha llegado el momento de ejercer el derecho de autodeterminación” ha dicho Mas.

Artur Mas. Afp / Josep Lago. Vía La Vanguardia

Artur Mas. Afp / Josep Lago. Vía La Vanguardia

Un derecho que justifica por la clara “identidad cultural de Cataluña”, en la lengua, sobre todo, que nada ni nadie ha podido suprimir “a pesar de los muchos intentos a lo largo de la historia”. Dice Mas, “identidad cultural que no étnica”. Matiz interesante. Son momentos excepcionales y en momentos excepcionales tocan decisiones excepcionales.
La decisión excepcional inmediata es convocar elecciones autonómicas en Cataluña para el 25 de noviembre. Y digo yo, ¿son excepcionales unas elecciones, por muy anticipadas que sean? Así, en un recuento rápido y sin mucho detalle me sale que el último año en que no tuvimos, al menos, unas elecciones en España fue… en 2002. Desde entonces, en cada ejercicio hemos tenido, al menos, una convocatoria a las urnas. En la mayoría, hemos sido citados hasta en 3 ocasiones. Este año 2012, hay ya cinco citas (Andaluzas, Asturianas, Gallegas, Vascas y Catalanas). No creo que quepan más de aquí a final de año, pero veremos. Así las cosas, es posible que en 2013 no haya que abrir más urnas. Veremos. Habremos cumplido así un paréntesis de 11 años. No está mal.
Con la misma rapidez en el repaso, me encuentro que los catalanes han sido llamados a las urnas todos los años desde 2002. Todos! En algunos, incluso, más de una vez. En 2003, municipales; en 2004, generales y europeas; en 2005, referéndum por la Constitución Europea; en 2006, referéndum por el Estatut y Autonómicas; en 2007, municipales; en 2008, generales; en 2009, europeas; en 2010, autonómicas; en 2011, generales y municipales; en 2012, autonómicas. ¿No se han expresado con suficiente claridad los catalanes en estos últimos 10 años como para saber su opinión? ¿De verdad es necesario volver a convocarlos?
Tanta insistencia me recuerda a aquello de que seguiremos preguntando hasta que la respuesta sea la qué queremos que sea. Eso sí, estoy muy de acuerdo con Artur Mas en que los catalanes se están pronunciando con un gran civismo. Lástima que el civismo, para hablar de lo que estamos hablando, sea una cualidad necesaria pero no suficiente. Mejor con civismo, pero hace falta algo más. No basta con un acto de fe como el que ha pedido hoy Mas en el Parlament.
Sigo estando de acuerda con el President en su planteamiento. “Hay que saber lo que piensan y lo que dicen los catalanes que no estaban en la manifestación de la Diada pasada”. Hubiese sido bueno empezar por ahí. Pero más vale tarde que nunca. Llegados a este punto, espero que CiU se apunte a la propuesta de las formaciones independentistas con representación en el Parlament para que concurran todas juntas con un programa claro a favor de la independencia. Eso sería claridad y reclamaría un pronunciamiento inequívoco de los catalanes.
Probablemente, Mas habrá leído a Felipe González y habrá hablado con Jordi Pujol y será consciente de que hay decisiones que cuándo se ponen en manos de los ciudadanos se pueden volver explosivas. El presidente socialista reconoció, a posteriori, que una decisión como la permanencia en la OTAN no debía someterse a referéndum. Lo reconoció después de haber sometido al país a ese trance en junio de 1986. Tal vez por eso, porque ha leído a González y ha hablado con Pujol, Mas prefiere envolverse en la autodeterminación y no en la independencia.
Se envuelve para pasar a la historia. Para intentarlo, al menos. Y se pone a sí mismo un lazo en forma de “no voy a volver a presentarme a unas elecciones”. Todo un “sacrificio nacional” si no fuese porque hace 2 años, en la campaña de las autonómicas de 2010, ya dijo que sólo estaría 2 legislaturas. Claro que no sabía que la primera iba a ser tan corta. Claro, que tampoco está muy seguro de cómo de corta será la segunda, en el caso de que salga vencedor. Pero con envoltorio y lazo, Artur Mas está preparado para meter un poco más de presión a la caldera de la actual situación de España (y de Cataluña, claro).
No soy jugador de mus pero creo que a esto se le llama un órdago. Veremos quién lleva cartas.
Como queda dicho, el discurso de Ignacio González no tuvo sorpresas.

Ignacio González. Efe. Vía El Mundo

Ignacio González. Efe. Vía El Mundo

Si acaso, como subrayó al finalizar la propia Esperanza Aguirre, que el candidato se emocionase en la tribuna. “Está bien que los políticos se emocionen de vez en cuando. Y no sólo las mujeres. Los hombres también”. Ante la falta de sorpresas en sus palabras, todos se pusieron a mirar los gestos de González en los pasillos.
Conversación de paseo con Javier Fernández-Lasquetty. Como esos diálogos en permanente movimiento de El Ala Oeste de la Casa Blanca. El presidente en funciones, con gesto serio y la cabeza ligeramente ladeada para escuchar al todavía Consejero de Sanidad. Luego, mientras esperaba a su mentora, parada para confidencias con Lucía Figar, todavía Consejera de Educación. También serios, ambos se ponen en marcha, no perdamos el ritmo que queda mucho camino por delante. En este caso la conversación es más de ida y vuelta.
Quién más quién menos se ha puesto a hacer quinielas. ¿Quién será la mano derecha del nuevo presidente? ¿Quién tomará las riendas en el PP de Madrid? ¿Cuántos Consejeros perderán la silla, o cuántos la han perdido ya? González ha insistido en que es previsible y continuista pero el jueves habrá sonrisas y lágrimas, no sólo en la Gran Vía madrileña.
Nota final
De lo ocurrido en el Congreso, cuando cierro estas líneas, menos gente de lo esperado. Más cargas de lo aparentemente necesario (media docena de heridos y otro tanto de detenidos) y tensión creciente a la espera de que salgan sus señorías del trabajo. Mañana veremos cómo ha transcurrido la madrugada.

Y hoy ha cumplido 80 años Adolfo Suárez, aunque no se acuerde de su papel en la Transición. Y ha presentado libro de memorias José Bono que, me imagino, se acordará de unas cosas sí y de otras no y de otras según.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s