POLÍTICA E INTERNET. AGUA Y ACEITE

Soy de los que siguen pensando que todavía las redes sociales van por un lado y la política (o los políticos, según se mire) por otro.  Por eso, artículos como estos, publicados por El País o La Vanguardia,  la semana pasada suelen despertar mi interés. Una vez leídos, mi interés se torna en dudas sobre la realidad que esconden estos estudios.

Siguiendo, en días posteriores, el recorrido de esta noticia me encuentro con el análisis de una de las personas que más respeto en estos campos. Ya lo he citado en alguna ocasión. Luis Arroyo ofrece un poco de luz en su página al respecto. Como tantas veces, no es oro todo lo que reluce. El ímpetu de los periodistas, mucho más propensos a las RR SS que los políticos, nos ha vuelto a jugar una mala pasada.

Mucho se habló, en su momento, del ejemplar uso que de internet hizo la campaña de Barack Obama en las presidenciales de hace 4 años. The New York Times habló de un cambio decisivo en la historia política. Y el uso que de las distintas herramientas hizo el equipo demócrata en aquella ocasión dio para iniciar estudios y llenar conferencias. Pero lo cierto es que, en mi opinión, ese deslumbramiento se puede resumir en dos cuestiones fundamentales: canales de recaudación y movilización de jóvenes.

Son, sin duda, dos elementos no menores. Sobre todo el de la recaudación (en el modelo estadounidense) pero me resisto a ver una verdadera vinculación entre política y RR SS. No hay campaña. No hay explicación de programa. No hay participación ciudadana en las estrategias y los programas de los políticos,… Se dieron pasos, pero no significativos. Sobre todo, si atendemos a los grandes apóstoles de la web 2.0, no hubo conversación.

LA CONVERSACIÓN ES LA CLAVE

En algún trabajito menor que he ido preparando en los últimos meses he señalado (y me he hecho eco de otras aportaciones en el mismo sentido) de que los partidos y los políticos hacen el mismo uso de internet que del resto de canales de transmisión usados hasta ahora. Ya sé que no es nada original y que la mayoría de las empresas y de los sectores han pasado por esa fase iniciática. Pero creo que en el caso que nos ocupa se está prolongando demasiado.

La semana pasada, una compañera nos pasó este enlace en el que se recoge un caso de patinazo mal resuelto de uno de los dos principales partidos en España. Pero se podrían poner muchos más similares. En uno de los ejercicios del Master que estoy cursando en la Universidad de Barcelona tuvimos que hacer un trabajo analizando el uso de las RR SS en las elecciones Andaluzas de marzo de este año. La coincidencia en que el uso fue escaso, pobre, limitado y fugaz fue grande. Así que algo tiene que cambiar.

Y más vale que los partidos y los políticos se lo tomen en serio. Deberían empezar por probar en los propios partidos. Quitarse el miedo y experimentar. Será bueno para ellos y bueno para los ciudadanos. Además, les permitirá tener el rodaje hecho para cuando lleguen a las tareas de gobierno. Sea en ayuntamientos, comunidades autónomas o al gobierno central. De hecho, no deja de sorprenderme que ni los partidos, al menos en España, ni los gobiernos tengan una personalidad digital definida. Y que no entren, de una vez, en el mundo de la conversación 2.0.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s