EFECTOS DE UN CONTACTO DURADERO

El verano, ese verano que la mayoría ya tenemos olvidado, es época propicia para la lectura. Para ese goce personal e íntimo del que hemos hablado en otras ocasiones. Como casi todos los años, este no ha sido una excepción y me ha permitido ponerme al día con unas cuantas lecturas acumuladas durante el curso. Ha habido, desde luego, tiempo para libros postpuestos, notas, recortes,… un poco de todo.

No se trata de hacer un repaso. Ni vendría a cuento ni tendría mayor interés. Pero me apetece destacar un par de cosas. Por ejemplo, he disfrutado con los últimos ejemplares de Camila Lackberg y Mari Jundgstedt. Ya se que se trata de libros de consumo rápido sin pretensiones, pero reconozco que desde hace un par de años no concibo un verano sin un par de novelitas de estas para pasar un buen rato. En este caso han sido La sombra de la sirena y Un inquietante amanecer las que me han alegrado más de un desayuno y más de una tarde.

En otro nivel, pero igual de satisfactorio, se encuentran los Momentos estelares de la humanidad. Catorce miniaturas históricas de Stefan Zweig. Pocas veces, las miniaturas dan para tanto en tan poco. Un autentico placer. Y es bien cierto que Zweig casi nunca defrauda. Ya sea en novela, en biografía, en historia,…

No voy a dejar constancia aquí de otras lecturas de menor interés general porque mis vicios y mis manías (como las de cada cual) son cosa mía. Y por muy personal que sea este cuaderno no es plan de dar salida a las “taras” de cada uno, cuando no viene a cuento, sobre todo. Pero si voy a compartir una fotografía que me encontré por casualidad en el envés de uno de los recortes que tenía pendientes.

No tengo la fecha del recorte aunque sí el origen. La publicó, supongo que en primavera, el suplemento dominical de Prensa Española, XL Semanal. Y desconozco si formaba parte de un reportaje o era un pie de foto sin más. Aunque, por lo que conozco de esta revista, me inclino a pensar que se trata de esta última posibilidad. La imagen, en todo caso, no es original. La publicó en Inglaterra el New England Journal of Medicine.

 

Imagen: New England Journal os Medicine

Imagen: New England Journal os Medicine

El hombre de la imagen es un camionero alemán de 69 años, un tercio de los cuales se los pasó al volante, con el sol incidiendo únicamente en el lado izquierdo de su rostro. Los efectos, saltan a la vista. No sé que tiene la imagen, o el rostro de este buen hombre, o las dos cosas, pero lo cierto es que me quedé enganchado mirando la fotografía durante un buen rato. Luego acudí a internet y me di cuenta de que no debía ser el único porque las citas, réplicas y comentarios de la imagen eran numerosos.

No es que me crea yo muy original, pero siempre me sorprende descubrir que comparto curiosidades “absurdas” con más gente. Guardé el recorte en un cuaderno y, semanas después, al recuperar el cuaderno, redescubrí la foto. Volví a pensar entonces en una de las ideas que me recorrió la cabeza en un primer momento.            Si un contacto prolongado deja huellas como esa, es como para pensárselo. No lo digo sólo por el sol y por nuestra delicada piel.

Tomemos como ejemplo, la amistad. Es evidente que 30 años de amistad tienen que dejar una huella similar en algún lugar de nosotros. Pero dónde. O las relaciones de pareja. Dónde estará la marca que deja un matrimonio de 50 años, por ejemplo. O la lectura. Cómo será la marca que nos dejan largos años atados a un vicio como la lectura. No hago más que mirar el rostro de nuestro camionero tratando de encontrar alguna respuesta o alguna ayuda que me lleve a ella. Pero nada.

De hecho, me he guardado la fotografía en el mismo cuaderno en el que la metí a primeros del verano. No es nada extraño en mí. Guardo recortes de una manera compulsiva (un poco menos que hace unos años). Pero creo que en este caso espero que en alguno de los reencuentros con la imagen en un futuro más o menos cercano halle la respuesta que no he sido capaz de encontrar en estos meses de verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s