ISEGORÍA EN LAS REDES SOCIALES

En la antiguedad, la información circulaba en la cabeza de las personas que viajaban de un pueblo a otro. Los comerciantes, los desplazados, la gente que se movía de un núcleo de población a otro eran los encargados de transmitir lo que pasaba, los cambios que se producían,… Llevaban con ellos la información y la compartían. La fiabilidad de la información dependía de la credibilidad de la persona que la portaba. Con la llegada de los diarios, la información empezó a circular por si misma (con su propio soporte) y la credibilidad dependía de quién se hacía responsable del relato. El autor, en primer lugar; el medio, en última instancia. Con la llegada de las redes sociales (RR SS), la información ya no circula ni viaja, la información está, nos rodea. Y en la fase adolescente de las RR SS, en la que nos encontramos, puede dar la impresión de que la credibilidad de la información es un tema secundario. De hecho, puede dar la impresión de que cualquier dato que encontramos en las RR SS es de fiar. Consciente o inconscientemente, los propios medios parecen querer fomentar esa idea incentivando la participación incondicional de los prosumidores. Mi impresión es que más pronto que tarde el tema de la fiabilidad volverá a asentarse. De hecho, la multiplicación de actores (prosumidores) en las RR SS está acelerando esta decantación y cada cual deposita su confianza en quién considera fiable. Sigue, lee e interactúa con los que considera creibles y fiables. En todo caso, la multiplicación de prosumidores desjerarquiza aceleradamente el control de la información.

El análisis de Nathan Gardels que recogía El País (parcialmente en su edición de papel del 21 de marzo de 2012 y de forma íntegra en la versión web: http://elpais.com/elpais/2012/03/15/opinion/1331811901_336964.html) profundiza, entre otras cuestiones, en la situación de la información en las sociedades actuales y en el comportamiento de las RR SS en estas sociedades y en su comportamiento. Me llama la atención que califique como filogénico al ciberespacio. Creo que esa calificación implica reconocer que las RR SS tienen una capacidad de análisis y, sobre todo, de proyección hacia el futuro muy limitada. Si eso fuese así, la labor de los analistas de internet (o la de los
Community Manager, por ejemplo) estaría en cuestión. Si no se reconoce una cierta capacidad para adelantar  etapas y comportamientos, si sólo aceptamos que las RR SS sólo se adaptan a lo que ocurre, creo que se niega una  parte muy importante de las capacidades de las RR SS.

Admitiendo que una de las características fundamentales de estas RR SS es la de adaptar las conversaciones limitadas de antaño a una teconología que multiplica nuestros contactos, deberíamos reconocer que los intervinientes en ellas, los prosumidores, tienen capacidad para analizar y plantear estrategias de futuro. Y si eso es así, no podemos admitir que el ciberespacio es filogénico (que como las bacterias sólo se organizan respondiendo al entorno sin capacidad de previsión). Estoy más de acuerdo cuando asegura Gardels que “La suma de las corduras al por menor no produce, necesariamente, ni siquiera generalmente, racionalidad al por mayor”. Efectivamente hace falta deliberación. Hace falta una cierta jerarquía. Hay que garantizar la toma de decisiones y que esa toma de decisiones se haga de la forma más inteligente posible.

En este punto, me viene a la cabeza un principio rector de la toma de decisiones de la antigua Grecia, el principio de ISEGORÍA según el cual, todos los ciudadanos (pero sólo los que eran ciudadanos) tenían la capacidad de ser escuchados en la Asamblea. Es posible que, y subrayo el posible, que estemos caminando hacia la posibilidad de llegar a una sociedad donde la Isegoría sea un principio aplicable al conjunto de la humanidad para llegar a una Asamblea global donde todos tengamos la capacidad de ser escuchados. Pero, en todo caso, lo importante es que, una vez escuchados, se establezca un mecanismo eficaz de toma de decisiones. Pero ¡cuidado! porque, como dice Gardels, y como ocurría en las antiguas polis de Grecia, siempre hay aspectos, campos, materias, que requieren de una deliberación más, llamémosle, discreta. Lo que hay que procurar es que no se convierta en secreta, ni despótica, y que no salte al nivel de control a la propia Asamblea.

Y llegados a este punto, me quedo dándole vueltas a una afirmación de Nathan Gardels: “Twitter o Facebook son buenos para una movilización, no para la toma de decisiones”. Y me surgen más preguntas que respuestas. ¿Alguien pensó, en algún momento, que se podía gobernar desde Twitter o desde Facebook?. ¿Alguien considera que la toma de decisiones se puede hacer siempre y en todo de un modo asambleario?. ¿Si las RR SS son, básicamente, conversacionales porque pervertir su valor y su utilidad convirtiéndolas en decisorias?.

Anuncios

2 comentarios en “ISEGORÍA EN LAS REDES SOCIALES

  1. Yo creo que twitter y facebook, gracias a que son herramientas que generan conversaciones, ayudan a pensar, a analizar muchos puntos de vista, y luego cada uno obtiene sus conclusiones, y toma las decisiones según esas conclusiones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s